Proyectos que no resultan

Ya está bien de torneos. Hoy toca breve reflexión del hobby, y os cuento sobre proyectos que empiezas, y que cuando acabas, no cuadran, no son usables, y en definitiva, lo has hecho para nada. O no.

¿De qué está usted hablando?

¿Qué considero un proyecto fallido en el hobby? Seguro que más de uno ha tenido uno de estos en sus manos. Para mi un proyecto fallido no es cuando te propones empezar un ejército y lo dejas, o cuando te da el calentón, te compras tremendo killteam y luego ni lo juegas, que seguro os ha pasado a más de uno.

Un proyecto fallido para mí es cuando quieres hacer algo especial, cogiendo la base de algo que existe, pero un cambio en las reglas hace que eso que has hecho ya no valga para nada. Si lleváis por aquí un tiempo, cosa que quizá no pase porque llevo bastante sin poner nada, veréis que me manejo bastantes. Por ejemplo mis Orkos con picorsito quedaron invalidados en el cambio de edición, y mis Kroots de Kill Team les pasó lo mismo al salir la caja nueva.

Y no es lo más grave. Durante mucho tiempo estuve recopilando miniaturas de Tempestus scions para hacerme un ejército de estos, por supuesto infectados. Y esta nueva edición ha cogido esa idea, y la ha tirado por el retrete. Técnicamente es realizable, pero a nivel jugable deja bastante que desear.

Lo mismo se quedan así

¿Y ahora qué hacemos?

Que no panda el cúnico, vamos a calmarnoh. En muchas ocasiones, alguna de estas miniaturas que han caído en la nada son perfectamente jugables como otra cosa. El clásico “cuenta como”. Por ejemplo yo he jugado una vez mis orkos con picorsito como Híbridos Acólitos, o los Kroots como Neófitos Híbridos. Por supuesto siempre comunicandolo a tu rival, que no haya ningún tipo de duda, y siempre mejor en un ambiente más de colegueo, en vez de en un torneo estricto.

También puede pasar que tu unidad se vaya a Legends. Ahí entramos en terreno más pantanoso, y aquí sí que vas a necesitar plantearlo al rival con antelación. Aunque con limitaciones, en algunos eventos como el MTS se permiten, pero no es lo normal.

Como última opción, no queda más que el coleccionismo. Seguro que muchos de vosotros tenéis más de un moñeco ahí sabiendo que no vais a jugarlo, pero sabéis que está ahí. Y os vigila. Y ojalá no cobre vida, como los juguetes de Toy Story.

Existe otra última opción, que aunque es muy loca, existir existe, y esta consiste en inventarte tus propias reglas para la miniatura en cuestión. Esto, si bien divertido, por lo general necesita de un jugador muy experimentado porque siempre va a tenderse a exagerar alguna regla, o a poner un coste poco apropiado. Aquí ya sí que sí o sí, permiso de rival. Y cabeza fria, nada de engorilarse.

Principe Exodita montado en Tochosaurio

Conclusiones

Si eres un jugador de “solo jugar”, no creo que te haya pasado esto nunca, e hecho tampoco creo que hayas llegado hasta aquí. Y si lo has hecho, entiendo que algún que otro proyecto fallido te has comido, o eres tremendo curioso.

De una manera u otra, no se acaba el mundo, como ves hay posibilidad de dar vida a esos moñecos que se han quedado fuera de juego, aunque sea remota.

¿Algún proyecto fallido en vuestras manos? Si es así, ponedlo por los comentarios, para darle vidilla.